Consejos al conducir en días lluviosos

Consejos al conducir en días lluviosos

Conducir con lluvia siempre supone un riesgo y más cuando llega el cambio de estación, las lluvias intensas y las tormentas.

Los datos lo reflejan: la lluvia es el fenómeno meteorológico adverso que más accidentes provoca. Hacen que el pavimento sea muy deslizante y peligroso, además la visibilidad se ve reducida y nuestra capacidad de reacción disminuye de manera considerable.

Por eso, durante estas jornadas en las que las lluvias y tormentas están a la orden del día queremos daros una serie de recomendaciones para que conducir con lluvia sea lo más seguro posible.

Encender las luces

Aunque no sea de noche y en el caso de las lluvias, es fundamental que el resto de conductores noten nuestra presencia y nos puedan ver con antelación suficiente como para reaccionar en caso de accidente. Además las luces, en los días de lluvia se reflejan en la carretera, facilitando aún más la visión del resto de vehículos.

Reduce la velocidad y aumenta la distancia de seguridad

Se debe reducir la velocidad al menos un 10% de lo habitual. Además cuanta más velocidad, más lluvia incidirá sobre el parabrisas por lo que la visibilidad se verá reducida.

La distancia de seguridad debe ser mayor, más o menos el doble de lo normal. Hay que evitar riesgos innecesarios.

Precaución con los adelantamientos o el rebasar

Con lluvia los adelantamientos solo se deben realizar cuando estemos completamente seguros ya que se pueden producir accidentes considerables.

El peligro del Aquaplanning

El aquaplanning es un efecto que se produce cuando los neumáticos no pueden evacuar el agua que hay en la calzada. Esto hace que el auto se deslice por una capa de agua muy fina entre los neumáticos y la carretera.

Lo que hay que hacer cuando ocurre es reducir la velocidad cuando nos encontremos con charcos o balsas de agua, pero nunca frenar. Hay que sujetar con fuerza el volante y no cambiar la trayectoria hasta que el coche entre en contacto con el suelo de nuevo.

Si te ocurre en recta, no hagas nada con el volante, sólo debes soltar el acelerador suavemente. Cuando el auto disminuya la velocidad recuperarás el control.

Si te ocurre en curva, debes hacer lo mismo que en recta con el pedal del acelerador y mantener el volante girado lo justo para trazar la curva en la que estés. Nunca gires más hasta que recuperes el agarre.

Evitar el empañado de los cristales

Para ello hay que dirigir los aireadores hacia los cristales con la calefacción puesta. Si el vehículo esta aún frío, el aire acondicionado al ser muy seco también puede realizar la misma labor. Además la luneta térmica hará que tengamos una buena visión trasera.

Vestimenta del conductor

No es conveniente conducir con gabardinas ni prendas que nos protejan de la lluvia ya que además de incómodas y poco ergonómicas para realizar la conducción, pueden evitar que el cinturón de seguridad este situado de forma correcta sobre la pelvis y que se ciña bien al cuerpo.

Activar los limpiaparabrisas y mantenerlos en buen estado

Aunque es obvio que pondremos los parabrisas al percibir lluvia, no hay que esperar hasta este momento para comprobar si están en buen estado.

.

Deja un comentario

Cerrar menú